Duolingo es la forma más popular de aprender idiomas en el mundo. ¡Mejor aún es 100% gratis!

https://www.duolingo.com/russeum

Los sinónimos y el agente 007, francés por medio

russeum
  • 25
  • 25
  • 10
  • 1141

El asunto de los sinónimos y las pistas equivocadas: una película de acción. Hay vocablos que tienen decenas de sinónimos pero esto no quiere decir que todos puedan utilizarse en una expresión. Hay matices. “Traduire signifie bien ‘dire la même chose que le texte original’, mais cela ne signifie pas pour autant «dire les choses de la même façon». Delisle (La traduction raisonnée). He leído muchos comentarios donde se debate si tal o más cual sinónimo vale o no para hacer el ejercicio. Llueven las quejas y suele aparecer la consabida catarata de sinónimos de la palabra que originó el debate. A veces pensamos que es como encender el piloto automático, eso de echar mano a los sinónimos. “Sommet” en francés se traduce “cumbre”, generalmente. Podemos hablar sobre la cumbre literaria de Dante o la proeza de subir a la cumbre del Everest. Hay varios sinónimos de “sommet”. Si “sommet” aparece en temas de geometría, equivale a “vértice”. Cuando se trata de montaña, significa “cumbre”. También equivale a “pico” y “cima” cuando se habla de montaña. Otros sinónimos, “cúspide” y “cresta”. Todos estos significados se relacionan con “sommet”. Alors... ? ¿Qué pista seguir que no nos despiste y nos deje mordiendo la tierra? Traducir “La Comédie Divine de Dante est le sommet de son oeuvre littéraire” como “La Divina Comedia de Dante es la cresta o el pico de su obra literaria” no expresa lo mismo que traducir “es la cumbre o la cima”. Hay matices que no debemos ignorar entre palabras que se agrupan como sinónimos. Forzosamente, “pico” no tiene que ser la parte más alta de una montaña (el monte Everest tiene varios picos) y “cresta” puede ser la de la ola, que sube y baja. Si se quiere destacar que algo es lo más alto, lo más elevado y es firme en su estado, está asentado, hay que optar por “cumbre” o “cima”. No descubrimos nada al recordar que para aprender un idioma en serio hay que amigarse con un buen diccionario, incluso con un diccionario monolingüe en la lengua que estamos aprendiendo. ¿Más esfuerzo, más difícil? Por supuesto, pero lo vale: da más práctica movernos dentro del mismo idioma que queremos aprender. También hay que hacer las paces con la gramática. ¡Ay, esa G como un dolor de muelas! Muchas veces nos enreda, pero la gramática es imprescindible: enseña cómo se usa el idioma, qué reglas hay que seguir, cuáles son los usos más extendidos entre los hablantes. Si ignoramos la gramática, corremos el riesgo de emular a Tarzán hablando, y ¿escribiendo?... mmm, como si compitiéramos con los jeroglíficos.

Manejar el léxico es importante. Mientras más palabras conocemos, mejoramos nuestra capacidad de expresarnos. La sintaxis también es importante: saber el orden y la relación de las palabras o sintagmas de la oración, combinar todos esos elementos dentro del discurso. Pensamos algo que deseamos compartir, una idea, una opinión, un sentimiento, y podemos enredarnos al no saber dónde va un elemento de la oración y dónde otro, para poder expresar lo que queremos. Pero... tener a mano todos los sinónimos no nos convierte en el famoso agente 007 con su licencia para matar, ni tampoco saber combinar adjetivo con sustantivo. Para meternos en la acción de traducir y salir con vida se requiere algo más que conocer el significado de las palabras y sus sinónimos, y aplicar las reglas sintácticas. Cada idioma tiene sus preferencias o peculiaridades en el uso de las palabras. Los especialistas denominan a este fenómeno lingüístico “preferencias de selección léxica”. Me enteré leyendo un material sobre el aprendizaje del francés como lengua extranjera (escrito por Sánchez Cárdenas, de la Universidad de Granada). Para ciertas expresiones, un idioma prefiere uno o dos adjetivos, por ejemplo, y no todos los sinónimos. O se usan adjetivos que son equivalentes desde el punto de vista semántico para referirse a entidades distintas. Es así y debemos aprender a usar esas preferencias de selección léxica. Hay contextos donde es más usual encontrar determinado verbo o frase verbal, y está comprobado que existen preferencias a la hora de relacionar, por ejemplo, un determinado verbo con ciertos sustantivos (es abundante este tema). No se puede traducir de modo literal todo de todo. Dentro de un mismo idioma hay variantes; muchas más cuando se traslada un idioma a otro. La traducción es un trabajo complejo y sensible. Uno de los ejemplos que da Sánchez Cárdenas es “café fuerte”. “Fuerte”, decimos, y enseguida pensamos en “fort”. Attention !: la palabra “fort” es un adjetivo que cuenta con ¡208 sinónimos!
Un poco de imaginación... estamos en París, en una encantadora mesita en el Barrio Latino, y soltamos: Je voudrais un café fort, s’il vous plaît. Aunque nuestra pronunciación sea impecable, el camarero sabrá que somos sapos de otro pozo: en francés lo acuñado es “café corsé”. Esta combinación léxica se usa con más frecuencia.
Hay decenas de sinónimos para “fort” y a veces, sí, se habla de “café fort”, pero no de “un café fortiche” ni “un café de fer”. Semánticamente está bien, señala Sánchez Cárdenas, pero no se dice. “Café corsé” tiene un uso más extendido entre los francoparlantes; “corsé” es el adjetivo que mejor se corresponde con nuestra idea de “café fuerte”. ¿Vamos a discutir por eso? Es así y lo más inteligente es aprender estas preferencias en el uso del idioma que pasea por el Sena y nos maravilla desde la Tour Eiffel. No es fácil, pero tampoco imposible. Algún día, quién sabe, quizá hasta nos den la licencia de James Bond por el francés.

Les dejo estos enlaces de consultas en línea: Le Dictionnaire, tiene léxico, sinónimos, citas y conjugación / http://www.le-dictionnaire.com/ // Le Trésor de la Langue Française Informatisé (acceso a la 9na. edición del diccionario de la Académie française, los ejemplos para ilustrar cada significado son extraídos de obras de la literatura, la filosofía, la política, etc. / http://atilf.atilf.fr/tlf.htm // Linguee, un sitio que traduce palabras y frases tomando como fuente materiales publicados, sobre todo de organismos internacionales como la ONU y UNESCO / http://www.linguee.es/espanol-frances // Y el siempre útil diccionario de la Real Academia Española (RAE) / http://www.rae.es/

Hace 3 años

0 comentarios