https://www.duolingo.com/Cecilia331880

la historia completa del esperanto

El esperanto es un idioma auxiliar internacional, una segunda lengua de comunicación después de la lengua nativa del hablante. El vocabulario proviene principalmente de lenguas de Europa occidental, mientras que su sintaxis y morfología muestran influencias eslavas y grandes parecidos con lenguas aislantes y aglutinantes como el chino o japonés, respectivamente. La gramática del esperanto se resume en 16 reglas gramaticales y el alfabeto es completamente fonético. Las terminaciones regulares que se añaden a la raíz permiten crear de forma sistemática palabras combinando raíces, prefijos y sufijos. Por ejemplo, los sustantivos se forman siempre con -o (suno, sol) y los adjetivos con -a (suna, solar). El carácter aglutinante y aislante del esperanto implica que partiendo de un número relativamente pequeño de morfemas (467 morfemas cubren el 95 % del esperanto hablado),13​ se pueden expresar todos los conceptos posibles y se acelera el aprendizaje del léxico. También los giros idiomáticos frecuentes en las lenguas naturales y casi inexistentes en esperanto aceleran su adquisición.

Este tipo de características de flexibilidad, sencillez y claridad están detrás de la teoría del valor propedéutico del esperanto. Por esta razón, algunos políglotas y profesores que hablan esta lengua señalan el esperanto como la mejor primera segunda lengua para conseguir mejores resultados en las siguientes y lo utilizan en programas escolares o en sus recomendaciones.14​15​ Además, dominar el esperanto no implica conocer la cultura étnica de todos sus hablantes, por lo que los hablantes esperantistas aclaran detalles culturales propios con más frecuencia, en lugar de presuponer esos conocimientos como con frecuencia ocurre en lenguas naturales.

Debido a los periodos históricos favorables a ideas de paz y acercamiento de pueblos, y gracias a sus características, el esperanto experimentó en sus comienzos una difusión relativamente elevada, conociéndose como «el latín de los obreros». Sin embargo, las épocas de guerras mundiales, dictaduras totalitarias y represiones políticas frenaron su expansión. En abril de 1922, pese a los informes favorables de la Sociedad de las Naciones para incorporar el esperanto a las lenguas de trabajo, el delegado francés Gabriel Hanotaux fue el único en vetar el esperanto como lengua de trabajo en la Sociedad de Naciones por considerar que ya existía una lengua franca, el francés.16​17​18​ Resulta complicado estimar el número de hablantes de esperanto en la actualidad por tratarse de una lengua segunda y sin nación. Desde finales del siglo pasado la estimación más generalizada es de dos millones de hablantes en todo el mundo.

El esperanto tiene presencia en Internet donde la búsqueda de la palabra «esperanto» arroja un resultado de más de 153 millones de páginas. Son cientos las organizaciones especializadas o de temática general que utilizan este idioma como lengua de trabajo. La Asociación Universal de Esperanto cuenta con miles de miembros en 120 países, relaciones oficiales con la ONU, la UNESCO y la Organización Internacional de Normalización19​ y organiza el Universala Kongreso (Congreso Universal de Esperanto) alternando continentes anualmente.

El esperanto fue desarrollado a finales de la década de 1870 y a principios de la década de 1880 por el oftalmólogo polaco Dr. Luis Lázaro Zamenhof. Después de diez años de trabajo —lapso que Zamenhof pasó traduciendo literatura al idioma, así como escribiendo prosa y versos originales—, la primera gramática del esperanto fue publicada en Varsovia en julio de 1887. La cifra de hablantes creció rápidamente durante las décadas siguientes, en un principio en el Imperio ruso y la Europa central y oriental, luego en la Europa occidental, América, China y Japón. En los primeros años del movimiento, los esperantistas solo mantenían contacto por correspondencia, hasta que se realizó el primer Congreso Universal de Esperanto en la ciudad francesa de Boulogne-sur-Mer en 1905. Desde entonces, los congresos mundiales se han organizado en los cinco continentes año tras año excepto durante las dos Guerras Mundiales.

El número de hablantes creció rápidamente en las primeras décadas, sobre todo en Europa, luego en América, China y Japón. Muchos de los primeros hablantes migraron desde otro idioma planificado, el volapük, que el mismo Zamenhof había aprendido.

En 1888, el periodista Leopold Einstein fundó en Núremberg (Alemania) el primer grupo de esperanto; un año después, en 1889, el mismo aquel periodista fundó la primera gaceta en esperanto: La Esperantisto. En ella publicaron sus escritos autores como Zamenhof, Antoni Grabowski, Solovjev, Devjatin o León Tolstoi. Tras la colaboración de Tolstoi, que fue uno de los mayores defensores del esperanto, la censura zarista decidió prohibir la entrada de ejemplares de la revista al Imperio ruso.

El movimiento esperantista creció de manera firme y atrajo personas de todas las clases sociales y de todas las ideologías, aunque probablemente con una proporción algo mayor de miembros de la pequeña burguesía avanzada. Pronto echó raíces en Francia, especialmente en la ciudad de Céret y posteriormente en España, particularmente en la ciudad de Valencia.20​

En 1898, el expresidente de la Primera República Española, Francisco Pi y Margall, dio a conocer el esperanto en Madrid mediante un artículo de prensa publicado en el diario republicano El nuevo régimen.21​ Después de la fundación de los primeros círculos esperantistas, de los cursos de esperanto y del contacto con grupos similares en otros países, el movimiento esperantista de España se sintió con fuerzas para crear la primera agrupación de ámbito estatal con el objetivo de difundir el idioma internacional. La Sociedad Española para la Propaganda del Esperanto se fundó en 1903. Ese mismo año se creó la Asociación Valenciana de Esperanto.

Barcelona se constituyó pronto en centro esperantista mediante la labor del escritor Frederic Pujulà, considerado el introductor y máximo difusor del esperanto en Cataluña, que hizo una gran difusión desde la revista modernista Juventud, con colaboraciones en La Voz de Cataluña y con la publicación de un gran número de obras didácticas, como gramáticas, cursos y vocabularios.

En los primeros años del movimiento, los esperantistas solo mantuvieron contacto por medio de correspondencia. En 1905, sin embargo, tuvo lugar en la ciudad francesa de Boulogne-sur-Mer el I Congreso Mundial de Esperanto, con 688 participantes procedentes de treinta países y que consolidó los fundamentos de la comunidad esperantista. En este congreso se aceptó la Declaración de Boulogne, un documento constitucional básico en el que se definen las causas y objetivos del movimiento esperantista y donde se fijó oficialmente el Fundamento de Esperanto como reglamento esencial e inalterable de la lengua. Desde entonces, cada año, excepto en períodos de guerra, se han celebrado congresos internacionales en los cinco continentes, aparte de muchos otros encuentros y actividades.

En 1908 se originó una grave crisis dentro del movimiento esperantista que amenazaba con destruir la lengua: el cisma del ido. Este cisma lo provocó un grupo de esperantistas «reformistas», con Louis Couturat al frente, los cuales presentaron un nuevo proyecto de lengua considerado por ellos un esperanto reformado,22​ y que a su vez dejaban abierta la puerta a nuevas reformas. La presión que ejercieron los idistas, sin embargo, condujeron a Zamenhof a proponer varias reformas para el esperanto a los lectores de La Esperantisto, como eliminar los signos diacríticos, suprimir el acusativo, etc. El 60 % de los abonados a la revista rechazaron las reformas, ya que comprendían que estas destruirían la confianza de los hablantes en la estabilidad de la lengua que habían aprendido y empezado a usar. Los idistas obstaculizaron el progreso del esperanto durante dos décadas. A pesar de ello, sin embargo, se vio un avance notable del movimiento esperantista a nivel internacional.

En 1909 se celebró en Barcelona el V Congreso Universal de Esperanto,23​ que supuso la llegada a esta ciudad (y en la ciudad de Valencia, donde también se llevaron a cabo algunas actividades) de varios miles de personas venidas de numerosos países, no solo europeos, y representó el impulso principal al movimiento esperantista. Durante la celebración se fundó la Unión Esperantista Católica Internacional. Frederic Pujulà presidió el Congreso y fue presidente de honor el rey español Alfonso XIII, que nombró a Zamenhof Comendador de la Orden de Isabel la Católica. El mismo año, en Cheste (Hoya de Buñol), un vecino de la villa, Francisco Máñez, introdujo el esperanto y consiguió que se expandiera. Cheste se convirtió así en uno de los lugares del mundo con los índices más altos de población que habla o entiende el esperanto.24​

Hace 1 año

1 comentario


https://www.duolingo.com/Cecilia331880

el esperanto es un idioma muy interesante

Hace 1 año
Aprende esperanto en solo 5 minutos diarios. Completamente gratis.